Fabricar delincuentes

Queridos amigos y amigas, ustedes como padres y madres de familia están acostumbrados a recibir consejos de todo el mundo; cómo deben comer sus hijos, donde deben estudiar y que se les debe permitir o no.
En realidad, estamos llenos de opinólogos sobre el tema, es más, en internet hay múltiples consejos al respecto:
– Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
– No se preocupe por su educación ética o espiritual, espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
– Cuando diga palabrotas, celébrelas, esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
– No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace, podría crearle complejos de culpabilidad.
– Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes; así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
En fin, una infinidad de consejos como estos, pero como siempre, el papel aguanta todo. Por eso, cuando escucho a algunos candidatos a la alcaldía decir; que aumentarán las cámaras, que aumentarán los patrulleros, que aumentarán el serenazgo; me pregunto: ¿Y nadie habla de la familia? ¿Nadie habla de valores? ¿Nadie habla de principios? ¿Acaso alguien habla de la importancia de la presencia de los padres en el hogar?
Queridos amigos, Lima es una fábrica de delincuentes, porque el sistema ha hecho que los padres no tengan presencia en sus hogares, ya sea porque tienen que perder entre tres y cinco horas para ir y volver de sus trabajos, ya sea porque no se ha fomentado la unidad familiar, ya sea porque se ha dejado de lado la preocupación por la infancia.
Por la ausencia de todo lo que acabo de decir, Lima es una fábrica de delincuentes, les digo que no crean en las promesas grandilocuentes de aquellos que dicen que vencerán a la delincuencia con más de esto o más de lo otro.
La única manera de frenar la fabricación de delincuentes es:
Fortalecer a la familia peruana.
Permitir que los padres estén más tiempo y con mejor calidad de tiempo con sus hijos para que puedan inculcar valores y principios, para que los padres sepan con quienes se juntan en el barrio, para que padre y madre hablen con el padre y la madre de los amigos de su hijo y actúen en conjunto. Para que tengan el tiempo de prestarle atención al barrio, que en la mayoría de los casos es bueno, pero en otras no.
Los que somos padres lo sabemos, lo sufrimos, lo sentimos minuto a minuto y estamos repletos de miedos; como cuando salen nuestros hijos si es que volverán sanos y salvos.
Por eso no importa lo que te digan o te prometan sobre la lucha contra la inseguridad, busca aquel que te diga: La familia es la única alternativa para dejar de fabricar delincuentes. Y esa, queridos amigos, es la pura verdad.

Open chat
1
Hola!!
¿Como podemos ayudarte?